¿Tienes estrías? No estás sola.

Embarazo

Seguramente te acuerdas el día preciso cuándo te salió tu primera estría. Y seguramente ese no fue el día más feliz de tu vida. Es una realidad con la que vive muchas mujeres (y hombres, aunque es menos común entre ellos), inclusive desde la adolescencia.

¿Qué son las estrías? ¿Porqué salen? ¿Cuáles son los factores de riesgo? ¿Cuáles tratamientos existen para prevenirlas o mejorarlas? ¿Son peligrosas? ¿Se pueden prevenir? Todas estas preguntas las contestaremos en esta edición de nuestro blog.

¿Qué son las estrías?

Las estrías son unas rayas que salen en la piel en ciertos lugares del cuerpo cuando la piel ha sido estirada o contraída muy bruscamente, bien sea por aumento o pérdida de peso, por embarazo, por alguna condición médica o por uso de corticoides.

¿Porqué salen?

Un poquito de detalle técnico. La piel tiene tres capas; epidermis, dermis y tejido subcutáneo. Las estrías nacen en la dermis (capa intermediaria) cuando esta misma ha sido estirada más allá de su capacidad de elasticidad. Durante el crecimiento del cuerpo (la niñez) las fibras del tejido conectivo de la dermis se van adaptando lentamente, pero cuando hay un crecimiento repentino esos tejidos se rompen y lo que llegamos a ver a través de las estrías son las capas más profundas de la piel. Inicialmente tienen un color más oscuro que la epidermis y eventualmente se aclaran a un color blancuzco debido a la grasa subcutánea que se aparenta en vez de los vasos sanguíneos que se podrían ver en una piel sin estrías.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

La evidencia científica demuestra que hay varios factores de riesgo para desarrollar estrías:

  • Historial familiar. En otras palabras, herencia. Si tu mamá, abuela o tía las tiene tu tienes un riesgo más alto de tenerlas también.
  • Enfermedades crónicas. El síndrome de Marfan o el síndrome de Cushing’s son dos ejemplos.
  • Índice de masa corporal (IMC). Mientras más te acercas a niveles de obesidad más probabilidad tienes de desarrollar estrías.
  • Peso del bebé en mujeres embarazadas. Una mujer embarazada con un bebé grande y pesado tiene más alta probabilidad de desarrollar estrías.
  • Niveles de stress prolongado que aumentan el cortisol (hormona de stress) en el cuerpo. El cortisol se convierte en cortisona y la cortisona debilita las fibras elásticas de la piel.

¿Cuáles tratamientos existen?

Las estrías no se eliminan al 100% con ningún tratamiento. Con el tiempo suele disminuir su apariencia. Las que salen durante el embarazo se demoran entre 6 y 12 meses en disminuir (no desaparecer) después de dar a luz.

Existen muchísimas cremas y aceites en el mercado que pretenden eliminar las estrías. Ninguno ha sido comprobado eficaz científicamente. A través de nuestros seis años en el mercado hemos probado varias cremas, mantequillas y aceites. Nuestras clientas han compartido sus experiencias y de acuerdo a ellas las cremas más eficaces son las siguientes:

  1. Tummy Rub Butter de Mama Mío. Es una mantequilla protectora anti-estrías que se aplica varias veces al día en tu barriga para evitar el desarrollo de estrías.
  2. Goodbye Stretch Marks de Mama Mío. Esta crema ayuda a reducir la apariencia de las estrías.
  3. Belly Butter de Burt’s Bees. Esta mantequilla contiene vitamina E y mantequilla de Shea, dos ingredientes conocidos por su cualidades hidratantes de la piel.

¿Son peligrosas?

Las estrías no son peligrosas. Pueden ser incómodas si te causan comezón, pero eso lo puedes solucionar usando una de las cremas que te recomendamos arriba.

¿Se pueden prevenir?

Hay circunstancias y factores de riesgo que en los que las estrías son inevitables(ver la sección de factores de riesgo). Pero sí puedes tomar ciertas medidas preventivas:

  • Tomar 6 a 8 vasos de agua al día.
  • Usar alguna de las cremas propuestas anteriormente para mantener la piel hidratada.
  • Mantener un peso adecuado.
  • Evitar dietas “yo-yo” donde estás subiendo y bajando de peso frecuentemente.
  • Aspira a mantener un aumento de peso lento y sostenido durante el embarazo.
  • Comer una dieta sana, rica en minerales y vitaminas. Las vitaminas A y C y los minerales zinc y silicio promueven una piel sana.

Las estrías durante el embarazo son una realidad para más del 50% de futuras mamás. Aunque debemos luchar contra ellas con los tips ofrecidos en este blog, debemos aceptarlas al igual que aceptamos no caber entre dos carros cuando aparcamos en un parking o que comenzamos a caminar como patitos hacia el final de embarazo. Son parte del proceso y lo mejor es vivírtelo relajada. Todo valdrá la pena cuando tengas a ese bebé en tus brazos.

 


Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario