¿La cafeína es sana durante el embarazo?

Muchas no podemos vivir sin nuestra “gasolina” diaria en el desayuno. Esa primera taza de café, con su aroma a mañana fresca y nueva, despierta nuestros sentidos y nos da la energía para comenzar nuestro día de buen pie. ¿Pero qué pasa cuando estamos embarazadas? ¿Podemos seguir tomando nuestro cafecito matutino? ¿Perjudica de alguna manera a nuestro bebé? ¿Existe alguna alternativa sana?

En el fondo todos los expertos coinciden que lo mejor para tu bebé es dejar por completo la cafeína durante el embarazo. Cada vez existe más evidencia científica desmintiendo la idea que un poco de café no es nocivo para el embarazo. Sin embargo, la NHS en Inglaterra, el American College of Obstetricians and Gynaecologists en EEUU y el European Food Safety Authority en Europa, establecen el nivel máximo de cafeína que debe consumir una embarazada en 200mg; el equivalente de 2 tazas de café al día. Pero existe nueva evidencia científica que rechaza esta recomendación.

El profesor Jack James, un psicólogo de la Universidad de Reykjavik en Islandia dice que esa recomendación “no es consistente con el nivel de peligro asociado con los efectos de la cafeína en una mujer embarazada.” Su análisis concluye que existe evidencia cumulativa del vinculo entre el consumo materno de cafeína y diversas consecuencias negativas como abortos espontáneos, bajo peso del feto y la obesidad infantil.

Después de haber examinado la data de 37 estudios observacionales, el profesor James encontró que 32 de ellos reportaron que la cafeína aumentó significativamente el riesgo de consecuencias negativas en el embarazo. También encontró un riesgo elevado de desarrollar leucemia aguda infantil y hijos obesos o con sobrepeso, de mamás que consumieron cafeína durante su embarazo.

“Los consejos actuales, como los emitidos por la NHS, no son consistentes con el nivel de riesgo indicado, por plausibilidad biológica de daños y también por evidencia empírica extensiva de daños reales”, dijo el profesor James. El profesor dice que las recomendaciones actuales de las entidades médicas y gubernamentales necesitan una revisión y actualización radical.

Daghni Rajasingham, doctor obstetra y portavoz para el Royal College of Obstetricians and Gynaecologists en Inglaterra comparte que el estudio del doctor James se suma al amplio conjunto de evidencia que sugiere un consumo moderado de cafeína durante el embarazo, pero que esa entidad mantiene su recomendación de un máximo de 200mg por día.

¡Mantener el consumo por debajo de 200mg por día no es fácil! Por ejemplo, un café de 16oz de Starbucks contiene 360mg de cafeína. Una Coca-Cola regular contiene 34mg mientras que una de dieta contiene 46mg. Un té verde en promedio contiene 94mg de cafeína y una barra de chocolate negro puede contener 20mg. El café descafeinado puede contener entre 9mg y 14mg de cafeína, así que este podría ser una buena opción para las mamás que quieran reducir drásticamente su consumo de cafeína durante el embarazo.

Otro punto a considerar es que el cuerpo de una embarazada requiere más tiempo para eliminar la cafeína. La profesora de nutrición y dietética Cathy Knight-Agarwal, aclara que cortar la cafeína de la dieta durante el embarazo no tiene ninguna contraindicación para la salud de la mamá. Por lo tanto, el único beneficio de consumir productos con cafeína sería estrictamente psicológico para la mamá. Pero, pregunta ella, “¿es esa suficiente razón para no dejar de ingerir productos con cafeína durante el embarazo?" Armada con toda esta información empírica, querida lectora, debes formar tu propia conclusión.

Cuéntanos cual es tu opinión. Seguirás tomando tu cafecito durante el embarazo? Planeas sustituirlo por otros productos menos cafeinados?

 

 

 


Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario