10 problemas y soluciones para una lactancia exitosa

¡Estás convencida! Le darás pecho a tu bebé porque es lo mejor que puedes hacer por él. Porque los beneficios de la leche materna son infinitos; protege a tu bebé de enfermedades, le da toda la nutrición que necesita para crecer sano, previene las alergias, se digiere fácilmente, disminuye el riesgo de la obesidad y crea un fuerte vínculo entre mamá y bebé. Ahora el enfoque será en que sea una experiencia agradable para los dos. Hablemos entonces de los posibles problemas que puedas tener y cómo resolverlos para que tengas una lactancia exitosa.

Problema #1.  Debes cuidar tus pezones ANTES que nazca tu bebé para evitar que se agrieten después. Lo ideal es empezar a usar la crema lanolina desde la semana 37 del embarazo. Cuando salgas de la ducha te pones un poco en cada pezón y dejas que se absorba bien. La clave es tener los pezones bien hidratados cuando empieces a dar de pecho. Eso ayudará a prevenir que se agrieten. La crema lanolina de Medela es una excelente opción ya que no tienes que quitarla cuando tu bebé va a lactar.

Problema #2.  El bebé agarra mal, causándote mucho dolor y frustración al bebé que no está recibiendo la leche que busca. Asegúrate que el bebé abra grande la boca para que agarre lo más que pueda del pezón. La enfermera y consultora de lactancia Stephanie Nguyen dice que es muy importante que el labio inferior del bebé esté bien por debajo de tu pezón, no en la base del pezón. Sabrás que está correctamente posicionado cuando veas que su boca cubre el pezón y toda la parte inferior de tu aureola y que su mentón toque tu pecho. Debes traer el bebé a tu pecho, no meter tu pezón en su boca.

Problema #3. Pechos congestionados es un problema típico de las mamás lactantes. Se llenan de leche, hinchándolos y haciendo difícil que el bebé agarre bien. Esto suele pasar al principio de la lactancia cuando tu cuerpo todavía está aprendiendo a regular la producción de leche. Una idea para aliviar este problema es sacarte un poco de leche manualmente antes de pegar a tu bebé. Esto suavizará los pechos para que el bebé se pueda agarrar mejor. Mientras más pecho des menos se te congestionará.

 

Problema #4. Cuando has dejado pasar mucho tiempo entre tomas se te pueden tapar los ductos mamarios. Lo sabrás porque tendrás como un abultamiento y puede causar dolor. La enfermera Nguyen sugiere que te hagas masajes para ablandar los ductos llenos, que el bebé tome primero del pecho afectado hasta que se destapen los ductos, y que te pongas compresas tibias en el pecho.

Problema #5. La mastitis puede desarrollarse de los ductos mamarios tapados. Si además del dolor descrito en el problema #4 tienes fiebre y parches rojos puede que tengas mastitis. La mastitis es una infección bacteriana de los pechos. Puede ser causado por ductos tapados o también por pezones agrietados, por donde puede entrar bacteria. La única solución para la mastitis es tratamiento con antibióticos. La enfermera Nguyen enfatiza la importancia de seguir vaciando los pechos durante el tratamiento con antibióticos porque la leche atrapada en los pechos puede empeorar la mastitis. Ella dice que si es muy doloroso pegar a tu bebé puedes usar un extractor. Aquí tienes varias opciones de extractores.

Problema #6. La candidosis oral es una infección de hongo en la boca del bebé y que se pasa al pecho de la mamá. La evidencia clásica de la candidosis oral es placas blancas en el interior de la boca del bebé. Cuando se ha pasado al pecho de la mamá notarás los pezones rojos con picazón anormal, y la piel brillante, también dolor anormal durante la lactancia.  El tratamiento suele ser un medicamento antifúngico leve para el bebé y una crema antifúngica para la mamá. Debes ver a tu médico o dentista en cuanto veas los síntomas descritos aquí.

Problema #7. Hay veces que la producción de leche no sigue el patrón típico de oferta y demanda. En principio la mamá produce la cantidad de leche que pide el bebé, pero eso puede ser alterado. Las señales que tienes una baja producción de leche son:

  • Tu bebé no está aumentando de peso regularmente.
  • Menos pañales sucios.
  • Baja en la actividad de tu bebé.

¿Qué puede causar una baja en la producción de leche?

  • Tu bebé se queda dormido mientras amamanta y por lo tanto no está ingiriendo la cantidad de leche necesaria. Si tu bebé no demanda tu cuerpo no produce. Si tu bebé no está aumentando de peso debes despertarlo si se queda dormido al pecho. Al principio de la lactancia debe estar pegándose 8 a 12 veces diarias.
  • Suplementar las tomas con biberón puede causar que tu cuerpo produzca menos leche porque piensa que el bebé necesita menos leche ya que se pega con menos frecuencia por las tomas de biberón.
  • Tu bebé no se está pegando bien y por eso no consume la cantidad del leche necesaria.
  • El uso del chupo durante el día puede satisfacer al bebé y no mostrará las señales de hambre habituales. Si quieres usar chupo es recomendable esperar hasta las 3 o 4 semanas cuando ya el bebé tiene un buen ritmo de lactancia.
  • Si tomas alcohol o fumas causarás una baja en la producción de leche.

    Problema #8. Los pezones invertidos se deben sacar lo más posible con la ayuda de un extractor para que el bebé tenga suficiente superficie para pegarse correctamente. Usar pezoneras también puede ayudar a sacar le pezón.

    Problema #9. Hay veces que la bajada de leche es dolorosa. Puedes aliviar el dolor con compresas frías. Estos pads hidrogel son ideales. Mételos en el congelador y te los pones en las áreas que más te duelan.

    Problema #10. Tu bebé es un dormilón y se queda profundo mientras está amamantando. Empieza la toma con el pecho que esté más lleno y trata de pasar al bebé al otro pecho para que los dos se logren vaciar antes de que se duerma. Para despertarlo puedes desarroparlo de la manta, hacerle cosquillas en los pies, cambiarle el pañal o moverle los brazos para estimular su atención.


    Publicación más antigua Publicación más reciente


    Dejar un comentario